El arte de mi alma (la previa)

Este trabajo es ideal para ti”, me comentó mi amiga por wsp el viernes, junto a un aviso de pega que me envió.

Yo estaba alucinando en un edificio hermoso que no conocía (esquina Alameda con la norte-sur), que alberga una tienda (igenar), dado que debo hacerme cargo de la renovación, urgente pero no planeada, del piso de un baño de mi casa… 

Estaba viendo los espesores del linóleo, diseños y demás cuando llegó el “bip” del wsp, leí el titular del aviso y... me quedé sin batería….

Alcancé a ver que pedían a alguien con Licenciatura en Artes, Estética o afín, con intereses en la Historia del Arte Moderno Occidental… Casi nunca hay un aviso así. En todo caso, no necesitaba saber más para tener certeza que quería ese trabajo para mí.

Mi mesita con libros de Arte (bajo el vidrio)
(yo saqué la foto con el iphone, hoy)
Fue como mágico igual porque hace tiempo que me enojo conmigo por no me hacerme el rato para leer mis libros de arte, dado que, claro, la urgencia de lo inmediato no me lo permite... 

Pero, en serio, tengo una necesidad vital e imperiosa de reconectarme con el arte, ojalá laboralmente, para darle la dedicación requerida. Comenté esto con algunos amigos, y ¡Chan!, abracadabra, me cayó este aviso del cielo…

Pero ese viernes llegué tarde, el finde estuve sin conexión y además, por cosas varias, no tuve un minuto para sentarme en el escritorio con la computadora y hacer la postulación. 

Cuando por fin, el domingo en la noche, tuve un momento, comencé a escribir la carta típica de motivación… O sea, de por qué uno quiere postular a este cargo (normalmente me parece una soberana obviedad… “Porque estoy sin pega, necesito plata y califico para lo que buscas”, lo que en versión polite equivale a "Es un desafío interesante" y blabla) pero esta vez… Esta vez era distinto.

Una de mis secciones de Arte,
en uno de los libreros de mi casa
(Foto yo, de hoy, con el iphone)
Esta vez se me salía de los dedos que este período, que este artista, que cuando yo vi esto me pasó tal cosa… Y así, las letras fluían y fluían sin cesar, casi casi como si tuvieran vida propia. 

Quizá me pasaba porque me encanta haber estudiado Licenciatura en Estética, pero hace demasiado tiempo que me dedico laboralmente a las comunicaciones... 

Y desde que no hago clases (2012, me parece), no había tenido la oportunidad de volver al arte... 

Y ese aviso en wsp me despertó la esperanza... Y me llené de ganas... Y de palabras.

El tema es que las letras brotaban a manantiales, haciendo que el texto se volviera eterno, desubicado para una carta breve de motivación, que en general es un saludo a la bandera, casi sólo por buena crianza, así que... Vamos borrando y empezando de nuevo… Harto rato… Hasta tarde. 

Me dio sueño, rabia, me agoté y no pude terminar. Retomé el lunes en la mañana temprano, con el mismo afán de ser breve... pero de nuevo no había caso.

Me dije que esto debió haber estado escrito hace mucho, para poder enviar un link… Totalmente cierto. El tema era que no estaba. Sí algunos relatos puntuales, de esto y aquello, pero un texto, en macro, hiladito, con imágenes o links de lo qué requiero mostrar y evidenciando mi relación con el arte, así no, no estaba. 

En honor al tiempo, me dije que filo, que debía mandar el cv no más, sin carta… Y traté, N, pero no me salía. Algo me pasaba que, para esta oferta, no podía no más. Y eso que me tinca media freelance, pagada con suerte y con dos pesos, pero igual yo quiero. En verdad quiero.

Y no me salía escribirle solamente, como siempre, “Estimado X, vi tu aviso, califico y me interesa. Tengo tal título y A experiencia (algo muy pertinente), te adjunto cv –donde hay un link a mi portafolio-. Espero que mantengamos el contacto. Atentamente. K”. Y listo. No, esta vez, por alguna razón desconocida, eso, lo de siempre, aquí, ahora, no era suficiente…  

Mi Tablero en Pinterest para almacenar 
el Arte que me gusta/llama la atención
Y... dale con contarle que amo la Arquitectura, que estudié eso cuatro años, que en esa área me encanta El Románico, y por aportes trascendentes, La escuela de Chicago y La Bauhaus. 

A nivel individual, me asombra profundamente Gaudí, pero sintonizo más con el trabajo de Niemeyer, Calatrava y Gehry.

Que en plástica prefiero la escultura y la fotografía a la pintura; y que en ese ámbito, el Renacimiento me parece insuperable.

Que me fascinan RodinGiacometti, Van Gogh, Magritte, Schiele; y en cuánto a artistas contemporáneos me encanta gran parte del trabajo de Vadim Stein, entre otros varios, claro está.

Le decía también cosas sobre el impresionismo, como que me enamoré del Musée d'Orsai y que me puse a llorar en un muestra espectacular de impresionistas que vi, cuando vivía en Sydney.

Que me parece que el precursor del post impresionismo fue Miguel Ángel, porque evidencia su terribilitá, que se aprecia en muchas obras, y, para mí, a un nivel conmovedor máximo, en Los esclavos, sobre todo en "Atlante",.  

Y después, más encima, consideré que debía hablarle sobre los "chilenos" que me remecen. La cosmovisión de Matta, lo conceptual-emotivo de Jaar, y otros intimistas como, Verónica Büttinghausen, mi pintora favorita y de quien tengo un hermoso cuadro en mi living... Y en escultura, Sergio Amunategui, de quien una vez, tuve el honor, me hizo una obra. Y así, yo seguía y seguía parloteando. MAL.

Que tomé especialidad en Cine en la Universidad (UC), que di clases de eso casi 10 años y me encanta la "Nouvelle Vague". Que entre mis películas favoritas están "No amarás", "Antes de la lluvia" y la italiana "Estamos todos bien". 

Que por otro lado tomé todos los cursos de literatura, que soy devoradora de libros desde siempre (amo los rusos, leí casi todo Hesse de chica y casi todo Puzo de grande). Que a veces me da por grabar fragmentos de libros que me conmueven. Y que me gusta la poesía (pero más bien para declamar, como las que recitamos en mi familia).

Que escribo, mal o bien, pero desde que me acuerdo, que a lo largo de la vida he realizado varios talleres de teatro y storytelling, porque mezclar historia, cuerpo y escenario me encanta. 

Que hace rato que me enamoré de los Sistemas Complejos, porque me deslumbra la vinculación entre áreas dísimiles y cómo ciertas cosas que parecen "emergentes" y aleatorias, muchas veces, responden a un patrón. Y que cuando la combinación incluye algo de Arquitectura, Arte, Biología y Comportamiento Humano, o sea... ¡Alucino! (He escrito algo de eso  aquí).

Y así, se me salían y salían las palabras a borbotones… Los recuerdos, las anécdotas... como si fuera necesario, pertinente y colaborativo… Pero no, sólo eran mis enormes ganas de contar sobre eso, y ahí vi como una puertecita para hacerlo…. Y lo hice.

En el camino, me di cuenta que el pobre cristiano no tiene por qué tener ganas y tiempo de leer todo eso, que además quizá no le sirve, o que, incluso, puede ser hasta contraproducente para mí... 

Y entonces pensé esto, lo otro y lo de más allá... Y me empecé a inundar de miedo y parálisis... Hasta dejar de escribir, porque ya no sabía si decirle o no…

Y me quedé en pausa. Con el word abierto lleno de letras negras, que me habían costado muchas horas… Y que habían sido la causa de que no fuera a pagar el parte, ni al supermercado, ni a dejar el documeno para la vigencia al archivo judicial. Todas cosas urgentes

Y lo peor, no postulaba aún, y eso quizá me costaría la oportunidad (estos trabajos no abundan, pero sí los aspirantes). Estaba en blanco. Consideré que era hora de hambre y fui a comer. 

Cuando volví, comencé otra vez. Dispuesta a resetear todo, pero, al igual que en Belleza Americana (en la escena cuando ella se autoconvence que ese día, sí o sí, venderá la casa...) no me resultó...

Y vuelta al mismo círculo. Una vez... Y otra vez... Y otra más... Al rato, en virtud de las circunstancias, me dijeEnough. Escribe todo lo que tienes que decir y después vemos”.

Y mientras lo escribía, al buscar imágenes para ilustrar, me topé con una pintura que me caló explosivamente en lo profundo... Y no pude evitar hacer una pausa-paréntesis para contar la historia... Así nació "Moisés y yo". 

En eso estaba, cuando tuve que aludir a un trabajo que hice en la Universidad, lo cual generó más datos y cita a otro trabajo de esa época, y así todo se fue alargando y dispersando y entonces...

No. Stop. Respirar profundo. Calma. Revisión, entrada nueva, copy paste y texto solo, y así, de esos fragmentos, cuál Venus de la espuma marina, emergieron "La espalda, como apoyo al dolor del alma" y "El Esclavo Atlante, de Miguel Ángel".

Y si bien me extrañaba gratamente tanta producción de la nada, el problema era que, por anga o por manga, no había caso ¡Yo no podía terminar el relato requerido! (Ja, recordé el mini cuento de Cortázar, que me encanta "Lucas, sus compras"... yo estaba igual de rizomática). 

En fin, en algún minuto, pensé que lo mejor era prescindir del texto y sólo poner un link a mis tableros de Arte de Pinterest, para graficar lo que me gusta.

Parecía buena idea así que los busqué -y ahí me percaté que... ¡Estaban desaparecidos!-. Tuve un gran problema tecnológico para recuperarlos, que tomó mucho tiempo resolver, pero que finalmente se solucionó bien.

Ahora, en el intertanto, yo ya había escrito bastante y, por lo mismo, sentía que la información, sólo con tableros, quedaba coja... 

Una vez recuperados, recordando la "Estética de la Recepción" y "El arte de elegir", tomé los tableros de Arte y de Arquitectura, llenos de esto y aquéllo, los depuré y puse apellido. Así quedaron dos, uno como "Arquitectura y Arte Urbano" y el otro como "Artes Plásticas y Audiovisual". 

Y, luego, los incluí en el texto donde ¡finalmente! doy cuenta de cómo me enamoré de estas disciplinas... Se llama "El arte de mi alma"(Y, claro, ya que estamos, agregué los tableros aquí también, -más arriba están las imágenes y links-).

Y es así como hoy, miércoles noche pasadas las 5 am, o jueves 13 de julio de madrugada, por fin, pude terminar de apaciguar mi alma contadora. 

Luego escribí una breve carta de motivación típica, pero esta vez finalizaba con "para mayores antecedentes te agradecería revisar este link"... Que conduce justamente aquí (y no allá). Porque, en el proceso, sin querer queriendo, me salió este escrito, con la información pertinente en macro.

¿Leerá el destinatario estas líneas y se entusiasmará para revisar los otros relatos?... 

Quién sabe... En todo caso lo necesario está señalado y linkeado, incluyendo vistas generales de los tableros de recopilación de Arte y Arquitectura. O sea, las tareas están hechas, just in case. 

Ahora a mandar el email y el cv al hombre del aviso. Espero que aún sea tiempo. Un poco de suerte me vendría bien... En fin, veremos como me va

Up date: Postulé a tiempo. No sé si Mr. leyó esto, pero me escribió dando acuso de recibo y me dijo que quizá pronto me contactaría para darme más detalles del proyecto. Al menos fue polite en contestar, encuentro. ¿Será buena señal?¡Ojalá!. Ahora a esperar, tener paciencia y cruzar los dedos.

*Aquí algunos de los links mencionados para llegar y pinchar... Seguro hay más de uno que te hace ojitos... Dale, te gustará!

Arte de mi alma (la previa), par katinita

Commentaires

Posts les plus consultés de ce blog

Los 10 mejores piropos de mi vida

Bye bye Wai Kitai